Objetivos de Desarrollo Sostenible: un mundo mejor “sin dejar a nadie atrás”

 

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas son la llamada que hace tres años hizo ONU bajo la secretaría general de Ban Ki-moon para hacer un mundo mejor. Pretenden cumplir una ambiciosa Agenda para el año 2030 y tiene como principal fin el “no dejar a nadie atrás” . Este lema tiene una doble vertiente, ya que se refiere tanto a los receptores de las acciones y programas de desarrollo como a los agentes que deben ser responsables de proteger el planeta y hacer un mundo mejor y que somos todos.

La lista de cumplimientos propuesta por Naciones Unidas va desde acabar con la pobreza, lograr la protección y conservación del planeta hasta conseguir sociedades más justas, pacíficas e inclusivas. Y así hasta llegar a los 17 Objetivos que fueron aprobados por los 193 países miembros de Naciones Unidas con el compromiso de que fueran alcanzado por todos los países para el año 2030. Y cuando dice todos, quiere decir todos.

Al definir esta agenda, Naciones Unidas estableció una hoja de ruta para el desarrollo y la sostenibilidad del planeta que afectaba no sólo a un grupo de países (desarrollados o en desarrollo). Por primera vez, hizo un llamamiento universal a gobiernos de países, ciudades, regiones, empresas, universidades, sociedad civil… Todo el mundo, “sin dejar a nadie atrás”, debe alcanzar la Agenda 2030. Por primera vez ONU vino a decir algo así como que esto es lo que hay que hacer en el mundo, esta es la manera de dejar un mundo mejor, pero tenemos que hacerlo contando con todos.

Los ODS, que nacieron tras el fin del plazo de los Objetivos del Milenio, comenzaron a ponerse en práctica hace 3 años y han sido evaluados anualmente por todos los países, demostrando que queda aún mucho camino por recorrer. Pero también que son metas alcanzables, que ya hay países que logran el cumplimiento de algunos de los objetivos, y que el cambio y conseguir que todos tratemos de dejar un mundo mejor es posible.

Otra de las grandes novedades que aportan estos objetivos es la interconexión que todos los objetivos tienen entre sí. Es decir, que al actuar sobre uno de los objetivos necesariamente se actuará mejorando los indicadores de otros objetivos que se ven relacionados. Así, por ejemplo, si trabajando por avanzar en el ODS 5 en un país en desarrollo se facilita el acceso al trabajo autónomo de una mujer relacionado con la producción y venta de artesanía local, a la vez se estará avanzando en otros objetivos: ODS 1, fin de la pobreza (al facilitar el acceso a nuevas fuentes de ingresos para una familia); ODS 2, hambre cero (nuevas fuentes de ingreso permitirían reducir la posible deficiente alimentación de los miembros de esa familia; ODS 3, salud y bienestar (al mejorar su alimentación se verían beneficiados los índices de salud); ODS 4, educación de calidad (el acceso a nuevas fuentes de ingresos de la madre facilitarán su decisión de que los niños vayan antes y por más tiempo a la escuela); y, de la misma manera, se verían afectados los índices de los ODS 8 y 10, referentes al trabajo y crecimiento económico y la reducción de desigualdades respectivamente. O si a nivel particular alguien materializa acciones encaminadas a reducir el consumo de agua y electricidad innecesarios, puede estar incidiendo sobre los objetivos 7, 12, 13, 15…

¿Pero realmente estamos incidiendo en todos estos objetivos con tan pequeñas acciones? Sí. Para ello esta lista de objetivos fue concretada en una serie de metas alcanzables y medibles: son las 169 metas en las que se concretan los 17 ODS. Y que, en el día a día, pueden concretarse en hasta 170 acciones diarias para transformar nuestro mundo.  Así es como este llamamiento universal para salvar el planeta incluye una llamada a la sociedad civil, a las universidades y a las empresas. Naciones Unidas ha entendido que el desarrollo pasa por contar con todos: tanto para la difusión como para la ejecución o el cumplimiento de las metas. Y esto, en definitiva, es lo que significa “no dejar a nadie atrás”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *