No hay comunicación si no se logra influir. Pero para influir no sólo hay que comunicar, en el sentido de realizar acciones de comunicación básicas.