Social Media Cooking: para saber lo que se cuece en Huelva ;-)

Si eres de Huelva, vives cerca y estás interesado en los Social Media y los nuevos modos de comunicación social, no debes perderte este nuevo evento que nace esta semana en la ciudad. Es el Social Media Cooking y está pensado para que no te pierdas nada de lo que se cuece en Huelva sobre los Social Media.

Desde la delegación de AERCO-PSM en Huelva (Asociación Española de Responsables de Comunidad Online y Profesionales del Social Media) creemos que es de vital importancia respaldar todas las acciones  que pretendan impulsar y dar a conocer el uso profesional de las redes sociales como nuevas herramientas de comunicación, tanto si hablamos de empresas, instituciones o personas. Por eso, te invitamos encarecidamente a que te unas a la cita. Será este jueves, 11 de abril, a las 19.30 en Monteluna (Avda. Martín Alonso Pinzón 20). Pero si no puedes asistir, no dejes de seguir el  hashtag #SMCooking en Twitter para poder participar de la conversación y saber lo que se cuece 😉

Este evento, creado por Esténtor, pretende “alimentar tu mente de Social Media y tu cuerpo de cervezas y tapas”, tal y como ellos mismos afirman. Quieren reunir periódicamente en Huelva capital a diferentes personas interesadas por el marketing on-line y otros asuntos. Así, temas como los blogs, la optimización en buscadores o las redes sociales irán compartiendo el protagonismo con cuestiones como el arte, el deporte, la gastronomía, la moda o el turismo.

Los encuentros comenzarán con un debate entre varios invitados, el público asistente y los tuiteros que sigan la conversación (#SMCooking). En esta primera edición, el tema elegido es “Fútbol y Social Media”
Los invitados a la mesa redonda son Manuel López, webmaster de Albiazules y administrador de ForoRecre.com; Juan Sánchez, director de Marketing y Comercial del Real Club Recreativo de Huelva; Raúl Villalba, jefe de Deportes de Radio Huelva – Cadena Ser; y Abraham Villar, consultor de marketing digital.

Y tras la mesa redonda, será el momento de la desvirtualización: podremos charlar mientras tomamos unas cervezas y unas tapas que corren por cuenta de la casa. El evento, que es gratuito y no necesita (por el momento) inscripción previa, cuenta con el imprescindible patrocinio de diferentes marcas como son Aerco-Psm, Andalucía Emprende, Coca-Cola, Coworking Huelva, Los Molinos Catering y Monteluna.

La nueva comunicación y Twitter

Internet lo ha cambiado todo. Sobre todo desde que se ha universalizado el acceso a la red y por tanto a la información. Ahora prima la información en tiempo real, de manera instantánea, gracias a herramientas tan potentes como Twitter, por ejemplo.

Esta red social, que fue concebida por sus creadores como una herramienta de comunicación, ha posibilitado entre otras cosas la retransmisión en directo de grandes acontecimientos narrados por los propios protagonistas. Así, gracias a los twitteros pudimos conocer en tiempo real que un potente terremoto estaba sacudiendo Chile, que las revueltas populares árabes iban a cambiar para siempre la historia de estos países, o cuál era la ruta y las previsiones de la nube volcánica de Eyjafjallajökull -que provocó el cierre de casi todos los aeropuertos europeos durante una semana y un caos aéreo que afectó a unos 17.000 vuelos-.

Más cerca de casa, en España sirvió para seguir al instante el movimiento 15-M (con los hashtags #15m  y #acampadasol entre otros) durante la manifestación del propio 15 de mayo, la ocupación de la Puerta del Sol, el posterior desalojo y la acampada definitiva que se instaló allí y en otras muchas ciudades españolas y europeas. También fue uno de los canales preferidos para hacer llegar propuestas a las asambleas decisorias por parte de quienes no podían -pero querían- estar de manera presencial.

Dentro de la política, hay miles de ejemplos de seguimiento de eventos, desarrollo de las ideas y arranque de campañas a través de Twitter. Uno de los casos más recientes ha sido la guerra de hashtags (etiquetas unificadoras de conversaciones) que se vivió en la red durante la presentación del candidato del PSOE a las Elecciones Generales: la etiqueta oficial socialista #rubalcabacontesta fue desbancada del Trendig Topic (ranking de popularidad de las conversaciones) por #rubalcabayaestaba, inteligente contraataque de las filas populares, que sacó a relucir una gran cantidad de trapos sucios de la etapa del felipismo.

Y es que la ironía y el ingenio campan a raudales por Twitter. La restricción de 140 caracteres por mensaje obliga a agudizar el talento y afilar la perspicacia. Es el reino del talento. Y quien lo descubre se engancha. Que pregunten a @pedroj_ramirez, que casi ha sustituído completamente el espacio destinado en El Mundo para las cartas al director por el de los tweets dirigidos a Pedro Jota por sus seguidores en esta red.

Pero el alcance de Twitter va mucho más allá. Y es que no hay usuario de esta red de los 140 caracteres capaz de resistirse a entrar en alguna de las múltiples conversaciones banales que se suceden con frecuencia y que son seguidas con entusiasmo por miles de seguidores. Y no digamos a comentar una serie de televisión, programa, concurso o película que se retransmita en prime time. Es como tener en tu salón a cientos de personas comentando todos a la vez las últimas jugadas o las escenas más impactantes. Un lujazo!

Twitter es, para todo el público en general, una gran herramienta capaz de ponerte en contacto y al mismo nivel con personas con las que jamás te hubieras imaginado que podrías hablar. Twitter es para los periodistas un potente canal de comunicación que están en la obligación de conocer y dominar para estar en la actualidad. Y Twitter es para las marcas, personalidades, políticos y empresas un gran espacio en el que sus clientes, fans, votantes y ciudadanos en general les buscarán. Y si no los encuentran, los suplantarán.

La verdadera política 2.0 y el #15M

Imagen publicada en Twitter por @Pintiparada con el texto “No se ve la Cibeles!! #15m

En plena campaña electoral de las municipales y autonómicas, la que todos pensaban que sería la gran campaña de las Redes Sociales, hemos descubierto sí existe la Política 2.0.

Pero no por nuestros políticos, no por sus perfiles en Twitter (muchos de ellos con el sobre nombre de 2011 en clara alusión a las urnas), no por la conversación que mantienen los candidatos con los ciudadanos en las redes sociales… -Cuando pasen estas elecciones, podremos analizar con más detenimiento cuál ha sido el comportamiento de casi todos nuestros políticos en su práctica de la llamada política 2.0: mucho ruido y pocas nueces-.

Como por desgracia adelantamos antes de este periodo (yo misma en una entrevista publicada en éste y  en otros blogs), hemos descubierto que efectivamente muchos de nuestos políticos “están en Internet y en las redes sociales porque piensan que ahí les buscarán sus votantes, porque lo ven como un buen modo de mantener y animar a sus afiliados y simpatizantes o porque les ayuda de alguna manera a sentirse cerca de los ciudadanos a los que dicen “servir”. En general pienso que estamos muy lejos de que los políticos de nuestro país utilicen Internet para lo que verdaderamente les puede servir: para obtener radiografías en tiempo real de los pensamientos, problemas, preocupaciones y necesidades que los ciudadanos tienen en cada momento (…)” 

Y es que, en realidad, la Política 2.0 tiene poco que ver con el número de seguidores que un político tenga en Twitter, o con la cantidad de personas que le dieron al “me gusta” (antes fans) de su página de Facebook, con la cantidad de visualizaciones que tenga su viodeoblog en YouTube o la galería fotográfica en Flickr. Tiene más que ver, sobre todo, con la movilización. De hecho, el gran éxito de la campaña 2.0 de Obama (el gran precursor de la Política 2.0) fue su capacidad de movilizar a su electorado, además, para lo más difícil: no sólo para que le dieran el voto sino para que le dieran su dinero con el que pudo financiar su campaña. Y llegó a recaudar online 745 millones de dólares.

Si entendemos que el potencial de la Política 2.0 es la capacidad de movilizar a la ciudadanía través de la tecnología, podría ser que la lleváramos practicando en España desde hace mucho tiempo. Como también hemos contado en anteriores ocasiones (en la ponencia de Política 2.0 del II Huelva 2.0, que tuvo entre otros ecos cómo éste; y también en este artículo para @politicaredes) pudiera ser que la primera gran movilización ciudadana a través de la tecnología en nuestro país sucediera después de los trágicos sucesos del 11-M. Fue convocada a través de mensajes cortos en teléfonos móviles el 13 de marzo de 2004, llamando a manifestarse ante las sedes del PP, pidiendo conocer la verdad sobre los atentados. Buscaba movilización, y la logró. Logró incluso cambiar el resultado de unas elecciones (como ahora, todas las encuestas daban ganador al Partido Popular).

Por eso, hoy podríamos decir que ésta sí ha sido la campaña de la Política 2.0. Se ha logrado la movilización simultánea en 50 ciudades españolas de varias decenas de miles de jóvenes, convocados a través de las redes sociales, pidiendo cambios en nuestro sistema democrático, denunciando su malestar con una clase política que no le representa, de la que se siente enormemente alejada y ante la que se percibe como un producto de mercado. Es pronto para poder valorarlo en su magnitud. Pero si en Oriente Medio lo han  logrado, y la Primavera Blanca ha traído grandes cambios sociales y políticos auspiciados desde los debates en Facebook y en Twitter, ¿alguien duda de que seamos capaces en España de lograr de nuevo la movilización de nuestros jóvenes pidiendo un cambio político y social?

Lo que está claro es que, de producirse, esta revolución será tuiteada

        

YouTube y el Síndrome de la Moncloa

Hemos conocido que Zapatero, como Obama, se ha sometido a las preguntas de los internautas en YouTube. 

He de reconocer que las primeras imágenes que vi de la entrevista en televisión no me sedujeron en absoluto, pero al verla con detenimiento he descubierto parte de su riqueza. Organizada por YouTube Worldview, cuenta con una selección (a través de votación en Internet) de las 4.400 preguntas que mandaron internautas por ciudadanos de 63 países.  

Como era de esperar, todas las preguntas están realizadas desde España. Y como era de previsible, José Luis Rodríguez Zapatero ha vuelto a sacar a flote la enorme batería de estrategias de comunicación efectiva que tan bien domina y que sin duda le han permitido ganar por dos veces consecutivas las elecciones generales. Hemos visto al Zapatero de siempre desenvolverse con soltura ante las cámaras y ante las preguntas de unos ciudadanos que a lo sumo veía a través de una pantalla. Capotazo por aquí, media vuelta por allá, me justifico si lo necesito, derrocho apariencia de talante y termino argumento mis acciones como fruto de una sabia decisión tomada en beneficio del país. Y como colofón, una evocación a Nelson Mandela y una buena utilización de la técnica del storytelling, narrando su vivencia de la crisis financiera europea.

Sin embargo, el gran éxito de la entrevista no está en la respuestas. La riqueza está en las preguntas. En ver al presidente del Gobierno tener que responder muchas de las cuestiones que son el día a día de los debates en las redes sociales, pero que difícilmente plantean los periodistas a los políticos porque la actualidad manda.

Y la primera, en la frente: porqué España no preguntó como Islandia en referéndum a los ciudadanos si se pagaba la deuda financiera antes de atrasar la edad de jubilación. Y no fue la única alusión al caso islandés. La injusticia de la representatividad que otorga la Ley Electoral con el reparto D’Hont, su opinión sobre  wikileaks o sobre  la sorprendente frase que pronunció tras ganar sus primeras elecciones: “cualquiera puede ser presidente del Gobierno”.

La verdad es que a estas alturas de su mandato, cuando ya ha anunciado que no se presentará a la reelección, ver al presidente sometiéndose a las cuestiones de quienes podría considerar unos frikies, es cuanto menos interesante. Sobre todo porque ha podido conocer de primera mano cuáles son las preocupaciones de una gran comunidad que vive a diario en Internet, que se relaciona a través de las redes sociales, que participa de los foros y que es capaz de mandar su pregunta grabada por webcam y obtener mejor votación que las demás para ser emitida. Y mucho más ahora, que es cuando debe estar sometido más que nunca al Síndrome de la Moncloa, enfrascado en su encerramiento de poder, convencido de su razón y en ocasiones incluso sin atender las sugerencias de muy cercanos colaboradores. No sé como le han convenido para hacerlo. (O sí,  le habrán dicho que el formato lo estrenó Obama el pasado mes de enero?)

Dicen que el gran problema de la política en nuestro país es lo alejados que están políticos y ciudadanos. Pues para muestra, unas cifras. Con similar fecha de publicación en la red, la entrevista de Zapatero tuvo 8.000 vistas frente a las 124.000 que registró el vídeo de las declaraciones de Pep Guardiola sobre Mourinho en la previa al Madrid-Barça de la Champions. Ahí tienes el efecto en YouTube del Síndrome de la Moncloa.

Reflexiones sobre política y redes para el Tapas&Tweets de Sevilla

Dejo aquí la entrevista que el Tapas&Tweets de Sevilla me ha realizado con motivo del próximo encuentro que celebrarán el 31 de marzo. El tema a tratar será el de política y redes. Y esto es lo que les he contado:

Comenzamos la serie de minientrevistas previas a la próxima edición de Tapas&Tweets, el jueves 31 de marzo, en la que debatiremos sobre política, internet, redes… y lo hacemos con Elena Barrios, Consultora de Comunicación en www.ebarrioscomunicación.com, y periodista con formación de historiadora que, tras profundizar en todos los campos de la comunicación, ha trabajado junto a distintos políticos durante más de cinco años. 

¿Qué valoración haces del uso que la política efectúa hoy en día de Internet y los medios sociales en nuestro país?
Parece como si los políticos españoles en general acaban de descubrir que Internet no es el principal pasatiempo de unos cuantos frikis, ni eso en lo que sus hijos pasan tantas horas delante del ordenador. Parece que se han dado cuenta de que esos jóvenes loquitos amantes de lo tecnológico, tienen ahora más de 30. Lo cierto es han descubierto además que todo el mundo está en „fesibu‟ o „firbu‟ o cualquier otro tipo de variante. Y muchos de nuestros políticos están en este nivel: en el de “eso del frisbu qué es” o “en el internet ese donde se ven las fotos de los chavalitos y chavalitas en el botellón”. Los hay peores, que no se han acercado en su vida a un ordenador y ni piensan hacerlo. Trabajan en papel, el móvil es para hablar o dar/ordenar claves políticas, y lo más cerca que estuvieron un día de un portátil o Ipad fue el día que sus colaboradores aprovecharon para hacerles la foto que cuelgan en todos los sitios. Y otros, atendiendo los consejos de sus colaboradores, asesores y por convencimiento propio, están en Internet y en las redes sociales porque piensan que ahí les buscarán sus votantes, porque lo ven como un buen modo de mantener y animar a sus afiliados y simpatizantes o porque les ayuda de alguna manera a sentirse cerca de los ciudadanos a los que dicen “servir”. En general pienso que estamos muy lejos de que los políticos de nuestro país utilicen Internet para lo que verdaderamente les puede servir: para obtener radiografías en tiempo real de los pensamientos, problemas, preocupaciones y necesidades que los ciudadanos tienen en cada momento, como el mejor pulsómetro que pudiera existir. Pienso que si a la mayoría de los políticos les cuesta escuchar opiniones contrarias a las suyas, cuánto más sufrimiento les supondrá tener que verse tan alejados de las realidades de los que hablan y escriben en Internet, “que no dejan de ser unos friquis loquitos que se encierran ante sus pantallas por su incapacidad de relacionarse con los demás…”
¿Piensas que en España las redes pueden llegar a cambiar la forma de hacer política?
Sería lo deseable, pero tal y como se están desarrollando las precampañas electorales, no pienso de verdad que esto pueda ocurrir aún en nuestro país. Los políticos siguen aún muy anclados en sus antiguos cachés de hacer política y campaña tradicional, preocupados por hacerse fotos con todos en todas partes, por sonreir y prometer a diestro y siniestro, pero sin escuchar a los ciudadanos. Hay algunos que hacen programas electorales abiertos, que se dicen dispuestos a recibir las opiniones de los ciudadanos, pero quien sabe cómo funciona la política no puede imaginar que los proyectos importantes o menores de una legislatura se vayan a decidir porque lo dijeron cuatro en el blog. Vamos, que no. Por ahora no.
¿Cuáles consideras que serían las claves para que esto sucediese?
La primera y fundamental sería la de escuchar. Escuchar con las orejas bien abiertas. No perderse ni una coma, ni un emoticono, ni una admiración para tratar de comprender lo que piensan y necesitan los ciudadanos que les votan. Y que este conocimiento fuera capaz de hacerle cambiar sus prioridades a la hora de gobernar, que dejasen de estar sujetas a las directrices de los partidos y que se premiase en la carrera política valores como honestidad, trabajo, esfuerzo, experiencia en gestión y transparencia. (Vamos, un imposible hoy por hoy. Mientras esto ocurre –dentro de muuuuchos años- seguiremos viendo en nuestros muros a los políticos diciendo lo mismo que dicen en los periódicos –algunos incluso con los mismos titulares de las notas de prensa- sin haberse enterado aún de la misa la mitad).
@ElenaBarrios

Agencias de Social Media que no saben de Social Media

Hace tiempo que se viene oyendo hablar de la nueva burbuja del Social Media. Que si acabará pasando como con aquélla otra tecnológica que hubo con las ‘punto com’ a finales de los 90, que si esto reventará más tarde o más temprano…

No tengo una bola de cristal, y desconozco si terminará estallando el modelo de negocio basado en el Social Media. Pero si ocurre, será debido en gran parte a la mala praxis de los que nos dedicamos a esto de la comunicación en los medios y redes sociales.

El boom de las redes existe, se ha producido o se está produciendo ahora en buen número de pequeñas y medianas empresas que sienten la necesidad de tener su presencia en Internet de una manera más activa y bidireccional que sus antiguas páginas web. Otras empresas mayores, ya vieron esta necesidad y se subieron al carro de las redes sociales con mayor o menor éxito, pero con prisa por no quedar atrás. Y otras muchas, sobre todo empresas y organismos públicos, con gran burocracia en su esqueleto, ven la necesidad de entrar pero sienten el miedo del desconocimiento y el pánico de adoptar cambios.

(Por que los cambios llegan. Inevitablemente. Al adoptar medidas de comunicación 2.0 con presencia y escucha activa en redes sociales, la empresa tiene que empezar a cambiar muchas de sus actitudes y acciones con respecto al consumidor, cliente o ciudadano. Y si ésto no se produce, acaba cambiando su comunicación que deja de ser 2.0)

Y la mala praxis se da, precisamente, entre quienes se llaman profesionales del Social Media: se ofrecen para desarrollar acciones de presencia en Social Media sin tener la menor idea de cómo se hace, sin haber desarrollado nunca ninguna y sin querer reconocer que no lo saben hacer. ¿Qué probabilidades tiene una agencia con una actitud así de llevar a cabo su empresa con éxito? Pocas, imagino.

Lo malo es que su previsible fracaso nos puede afectar a otros muchos.