Políticos en Twitter: así no, por favor.

Todavía no me he recuperado del pasmo. Y yo que estaba tan contenta por la adopción de las nuevas tecnologías por los políticos de la vieja escuela… La verdad es que han adoptado las herramientas, sí. Otra cosa muy distinta es la filosofía y el espíritu colaborativo, de confianza y transparencia que rigen las relaciones de la llamada Web 2.0. Juzguen ustedes mismos. Mi análisis de lo sucedido, al final del post.

Reproduzco a continuación una conversación en Twitter entre dos políticos de primera línea de nuestro país, en plena precampaña electoral. Lo que podría haber sido un gran titular en este y otros blogs del estilo: “Nuestros políticos debaten en Twitter a la vista de todos”, se ha convertido en un capítulo que esperamos no tengamos que presenciar nunca más.

@conRubalcaba y @gonzalezpons se enzarzan en una discusión en Twitter. Todo empezó con este tweet del candidato socialista que, por cierto, no firmaba él:
 

A lo que el portavoz popular respondió con rapidez y elocuencia,directamente al candidato socialista: 
Y después, porque no conoce el truco del .@reply (para que la respuesta le aparezca a todos tus seguidores y no solamente a los comunes que tengáis el otro y tú), volvió a la carga sin citarle por su nick: 
El equipo de Rubalcaba no soportó la presión y entró al trapo: 
A lo que el popular contestó de la siguiente manera:
Y de nuevo el equipo socialista responde, pero ahora en otro tono: 
Y ya sólo nos queda el final que aportó González Pons en las dos primeras imágenes (las dos siguientes fueron unas horas después): 
Parándome a analizar lo sucedido, lo resumiría en el título de este post: señores políticos que están en Twitter, practiquen Twitter sí, pero así no por favor. No es constructivo y no nos aporta nada. Parece que sólo lo utilizaran como medio de desahogo, de decirse “cuatro cosas” a la cara (así, en plan macarra). Y aunque a veces en el Congreso sean comunes este tipo de diálogos basura, los ciudadanos no terminamos de acostumbrarnos a que eso sea adecuado. Eso, en primer lugar. 
En segundo lugar, al equipo de Rubalcaba le han metido un gol con este debate. Entró al trapo desde la propia cuenta del candidato, sin que lo firmara él sí, pero dialogando con alguien del otro partido que no es candidato. Error de primero de comunicación política. Después reaccionó y trató al portavoz popular como a otro troll cualquiera que spamea: ignorancia después de un correcto aviso. (Nota para los incrédulos de las teorías: la estrategia funciona, a la vista está). Para una próxima vez, estaría bien que el equipo se planteara que le respondiera en Twitter alguien de un segundo nivel, la directora de campaña, militantes de base o incluso desde el propio partido. Aunque entiendo que responder a todos forma parte de la filosofía Twitter, pero seguimos haciendo política y es muy difícil aplicar la línea divisoria.  
Y en tercer lugar, apuntar un tanto a González Pons por conseguir que la cuenta de Rubalcaba en Twitter le entrara al trapo. Pero es lo único a su favor. Y bajo mi punto de vista le ha costado caro. La imagen de incontinencia verbal tuitera que nos ha dejado a todos no es nada positiva (siempre puede haber un friki dispuesto a montarle un post a base de pantallazos, como he hecho yo ;)). Le han terminado tratando como a  un troll de los que le espamean y molestan a él, y es bastante pésimo para su imagen. Y por último: estaría bien que le enseñaran algunas técnicas de Twitter que ayudan en la conversación, como lo de incluir un punto (.) antes del nick de la persona a la que se responde (muy útil al hablar de políticos, cuyos seguidores comunes sólo son periodistas o frikis de la política). O incluir RT’s editados, le ayudaría también a exprimirse las neuronas buscando mejor las palabras y sintetizando los mensajes. Así es más fácil seguir el diálogo y, además, seguro que no caben insultos .